Tradiciones del mundo parecidas a los Reyes Magos

Es tradición que los Reyes Magos traigan regalos a los niños en España en la madrugada del 6 de enero, momento en el que se dejan preparados alimentos para los camellos y para los propios Reyes.

Dependiendo del lugar, las costumbres son más o menos parecidas. Hacemos un recorrido por algunas de las tradiciones más llamativas:

  • La llegada de San Nicolás el 6 de diciembre con regalos para los niños marca el comienzo de la Navidad en Francia y Alemania. Uno de sus pajes, conocido como Knecht Ruprecht , se dedica a descubrir a los niños alemanes que se hayan portado mal durante el año, por lo que se ha convertido en el más temido de los pequeños. En Francia, por su parte, comienza la tradición navideña el día de Sainte Catherine, el 25 de noviembre.
  • En México también se celebran los Reyes Magos y los niños tienen que romper piñatas como símbolo para acabar con el mal y el pecado.
  • Cuenta la leyenda que Santa Claus, también conocido como Joulupukki, que significa “cabra de Navidad”, vive apaciblemente en Laponia junto a su esposa y los duendes, donde recibe cartas de los niños de los lugares más remotos pidiendo regalos y deseos.
  • En Italia la bruja Befana, siempre sonriente, es la protagonista de estas fechas, ya que recorre las casas de los niños para rellenar sus calcetines de caramelos y dulces.
  • En España no sólo vienen los Reyes Magos. Según regiones, existen otras costumbres diferentes: en País Vasco y Navarra, el conocido Olentzero baja del monte con regalos; en Cantabria, un leñador llamado Esteru deja también regalos en las casas, y en Cataluña se alimenta durante la Navidad al Tió de Nadal, un tronco que después repartirá presentes en la casa.

Foto | eljoja en Flickr

¿Cuáles son las principales causas de asistencia cuando viajamos?

Hace unos días conocimos los datos de la Memoria Social del Seguro realizada por UNESPA, que desprende cuáles son las causas por las que los asegurados solicitan asistencia cuando contratan un seguro de viaje.

Según este estudio, que analiza los siniestros entre octubre de 2012 y el de 2013, el 56 por ciento de las peticiones al seguro de asistencia en viaje se debe a problemas de salud, en concreto, el 38,6 por ciento por motivos de enfermedad y el 17,3 por accidentes. Tan sólo un 4 por ciento corresponden a  casos de robo o pérdida de equipaje.

¿Cuáles son los servicios más prestados por las aseguradoras de viaje?

Las prestaciones que han respondido a estos siniestros han sido mayoritariamente servicios de asistencia médica (40 por ciento), indemnizaciones (36 por ciento) y traslados (11 por ciento).

El seguro de asistencia en viaje por comunidades y la estacionalidad de las prestaciones

Según este estudio, los ciudadanos de Madrid, Cataluña, Baleares y País Vasco son los que más se aseguran al viajar. Con respecto a los destinos, los españoles se aseguran sobre todo cuando viajan a Estados Unidos, pero también a otros destinos como Italia, Francia, México, República Dominicana o Tailandia.

En lo que respecta a la estacionalidad de las prestaciones, cabe destacar que, en términos generales, existe correlación entre la estación del año y las prestaciones solicitadas, sobre todo en verano. Las causas de robo o pérdida de equipaje se disparan en junio, julio y agosto, mientras que los accidentes presentan una evolución estable durante todo el año.

La importancia del seguro de viaje

Aproximadamente, una de cada cuatro personas sufre algún percance relacionado con estos temas durante un viaje. Una póliza puede proteger al asegurado ante siniestros de gran gravedad, incluso con repatriaciones de urgencia y gran complejidad, suponiendo en ciertos casos un gasto muy elevado.

Y es que un viaje puede conllevar muchos riesgos: su anulación, la necesidad de asistencia médica y repatriación, demoras, problemas con los equipajes, necesidad de asistencia legal o de seguro de accidentes, garantías para el vehículo, etc. Por ello, contratar un seguro de viaje es imprescindible para desplazarse con total tranquilidad.

Foto | .:Adry:. en Flickr

Precauciones y consejos para disfrutar de un viaje seguro

Los viajeros pueden obtener información y consejos de los profesionales para ayudarles a prevenir problemas sanitarios mientras se encuentren en el extranjero. Sin embargo, el viajero tiene que aceptar que en gran medida su salud depende de su comportamiento antes, durante y después del viaje.

Por ello, es necesario que asuma como principales responsabilidades:

  • Buscar consejo médico con tiempo suficiente, preferentemente 8-10 semanas antes del viaje.
  • Cumplir las vacunaciones recomendadas, con las fechas de administración de las dosis correspondientes. Es importante tener en cuenta que las vacunas no tienen un efecto inmediato, sino que requieren de un tiempo variable para obtener los niveles protectores deseables. 
  • En los países donde el paludismo es endémico, deben tomar los medicamentos preventivos contra el paludismo de acuerdo con las pautas y dosis recomendadas por los expertos.
  • Acompañarse siempre del informe médico que refleje el estado previo de salud. Especialmente importante en aquellos viajeros con problemas médicos previos, que además deberán proveerse de todas las recetas necesarias correspondientes a los medicamentos, que deben tomar de una manera continuada durante su estancia.
  • Adoptar todas las precauciones, recomendaciones y medidas sanitarias para prevenir las enfermedades infecciosas más frecuentes en los países de destino, siendo especialmente cuidadosos con las comidas, bebidas y con la protección contra las picaduras de mosquitos y otros artrópodos.
  • Contratar un seguro de viaje con la cobertura médica adecuada. Una vez en el país de destino, es conveniente procurar entrar en contacto con el sistema sanitario para tener un centro médico o un médico de referencia en caso de necesidad.

Una medida recomendable es contactar con las representaciones diplomáticas y consulares de España, que podrán aportarnos información útil sobre el país.

Buscar consejo médico urgente ante la presencia de síntomas:

  • Fiebre alta, con sudoración o/y escalofríos.
  • Diarrea persistente, con/sin vómitos (rehidratación).
  • Otros síntomas digestivos (dolor abdominal severo, distensión abdominal, estreñimiento, etc.)
  • Ictericia de piel y mucosas (conjuntiva ocular).
  • Trastornos cardiorrespiratorios severos.
  • Trastornos urinarios.
  • Enfermedad cutánea o genital.
  • Exposición imprevista a una enfermedad infecciosa grave.

Foto | Gemma Bou en Flickr