Historia real: repatriación desde el corazón de África

Todos los lugares son diferentes en lo relativo a la asistencia sanitaria. No todos los países son iguales y, en consecuencia, cada repatriación tiene una gran historia detrás. En muchos casos, las circunstancias pueden ser desfavorables debido a las condiciones climatológicas, geográficas o incluso administrativas. Cada país tiene sus normas, su legislación, sus procedimientos y burocracia, etc., y en ocasiones las repatriaciones sanitarias pueden ser más complejas de lo que parecen.

Nos encontramos ante un caso de asistencia sanitaria y repatriación que realizó Europ Assistance desde un país centroafricano hasta España. Todo comenzó cuando una asegurada fue ingresada en una clínica. Dado que los medios hospitalarios eran insuficientes, se decidió el traslado a otro hospital mejor equipado.

Tras comprobar el tratamiento y cuidados a los que estaba siendo sometida y hacer el seguimiento médico completo con los doctores tratantes, el servicio médico de Europ Assistance comenzó a gestionar su vuelta para que regresara a su hospital de referencia.

Europ Assistance inició todos los trámites para llevar a cabo su repatriación con un médico acompañante desde África Central hasta España, gestionando los visados, billetes de avión, tarjetas de embarque, taxis de conexión… sin perder ningún detalle y solicitando la necesidad de incluir en el equipaje de mano del doctor una maleta médica con todos sus componentes, incluidos monitor y desfibrilador cardiacos.

Una vez que el doctor acompañante se encontró en el país africano, nos informó de las trabas que le imponían para adquirir el visado: distintas autoridades le exigían dinero a cambio de la documentación, sin ningún tipo de rigor o control de aduanas. Europ Assistance, a pesar de todos los impedimentos encontrados, derivados de los problemas burocráticos, consiguió llevar a cabo la repatriación hasta la ciudad de origen de la paciente en España, donde pudo continuar favorablemente con su tratamiento.

Foto | geoftheref en Flickr

Caso real de asistencia: una farola cae sobre una asegurada

Hace unas semanas dos hermanas se trasladaban en autobús con sus respectivos maridos en un viaje organizado. Una tarde tuvieron un accidente peculiar con graves consecuencias: mientras ellas iban paseando después de bajar del autobús, el conductor perdió el control y chocó contra una farola que cayó sobre ellas, ocasionándoles graves lesiones.

Tras los primeros momentos de angustia, se activaron los servicios de emergencia: policía y bomberos, y Europ Assistance recibió una llamada comunicándonos el ingreso de ambas pacientes en un hospital de Badajoz. Una de las hermanas se encontraba en la UCI y presentaba fracturas costales, vertebrales, heridas y contusiones de consideración. La otra hermana tenía una herida en la cabeza y una fractura vertebral.

El servicio médico de Europ Assistance comenzó a hacer el seguimiento médico de ambas pacientes, poniéndose en contacto con los doctores tratantes para conocer la evolución clínica de las enfermas. Después de unos días y gracias a una evolución favorable, ambas pudieron ser trasladas en ambulancia a su lugar de residencia. 

Foto | photographer padawan *(xava du) en Flickr

Caso real de asistencia: suceso en Costa de Marfil

En esta ocasión nos trasladamos a Costa de Marfil. Una chica se puso en contacto con Europ Assistance para comunicarnos que hacía unos días, mientras se encontraba en una zona de selva, comenzaron a salirle unos bultos en las piernas que se habían infectado y no dejaban de supurar. Además, tenía fiebre y las úlceras no disminuían con los medicamentos que le habían recomendado en un principio.

Comenzamos a gestionar los trámites para trasladarla en un helicóptero hasta un hospital en Abiyán. Una vez allí, se le tomaron muestras de las heridas para hacer cultivos.

Se pensó en la posibilidad de que se tratara de la úlcera de Buruli, una enfermedad infecciosa que se da en países tropicales, pero los cultivos dieron positivo a la bacteria estafilococo áureo y se trató con los antibióticos adecuados.

Europ Assistance le ofreció la repatriación a España para poder ser tratada, pero ella no quiso porque estaba haciendo labores humanitarias en un campo de refugiados. Las úlceras y el estado general mejoraron con el tratamiento y decidió seguir allí trabajando.

Foto | Carlos Sanz Ramírez en Flickr