Todo lo que tienes que saber acerca del cáncer de timo y sus claves

¿Qué es el cáncer de timo?

El cáncer de timo es uno de los menos conocidos. Como el resto de las variantes de esta enfermedad, es importante comprender su desarrollo. Esto te permitirá anticiparte a su desarrollo y conseguir un tratamiento preventivo. Pero ¿cómo es exactamente y qué síntomas causa? Descubrirás estas y otras claves a continuación.

¿Qué es el cáncer de timo?

El cáncer de timo o timoma afecta a las células epiteliales del timo. Es una glándula ubicada cerca del esternón, por encima del mediastino superior, y que forma parte del sistema inmunitario. Es un tipo de cáncer raro que se da en pacientes de entre 40 y 70 años, aunque puede desarrollar a cualquier edad. No hay diferencias significativas en la distribución por sexos, un dato para tener muy en cuenta.

Para poder tratarlo mejor y en función de su actividad tumoral, su crecimiento se divide en cuatro estadios. En el I, el tumor está encapsulado en el timo sin afectar a las estructuras de alrededor. Cuando alcanza el II, se produce una invasión de los tejidos adiposos cercanos y de la pleura mediastínica. Tras esto, avanza al estado III al extenderse a los órganos circundantes, como los pulmones o el estómago. Al llegar a la fase IV, entra en metástasis al alcanzar el pericardio, la pleura o los vasos linfáticos.

Las probabilidades de que aparezca aumentan al padecer enfermedades como el lupus, la miastenia grave o la artritis reumatoide. Además, existen dos variantes del cáncer de timo. Por un lado, los timomas propiamente dichos se caracterizan por un desarrollo lento y rara vez se propagan a otras partes del cuerpo. Por el otro lado, los carcinomas tímicos crecen a mayor velocidad y con tendencia a expandirse.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de timo?

La mayoría de las personas que padecen cáncer de timo no presentan síntomas. Como comprenderás, esto dificulta su detección precoz. En muchos casos, se identifica cuando el paciente se somete a una radiografía o examen médico por otro problema de salud. No obstante, con el crecimiento del tumor se van haciendo patentes diferentes síntomas.

Al expandirse, va presionando los vasos sanguíneos circundantes o la tráquea. Esto provoca problemas al respirar, tos o dolores en el pecho. Junto a ellos, puede darse debilidad muscular, astenia, disfonía, disfagia, disnea, dolores musculares, edemas o pérdida de peso, entre otros. Por tanto, conviene que acudas el médico si sospechas que estos síntomas no son por causas convencionales.

Como en el resto de los cánceres, un diagnóstico precoz es importante para aumentar las probabilidades de superarlo. Esto conducirá a un tratamiento preventivo, justo antes de que comience a expandirse. Pese a que este tumor no es rápido, siempre es recomendable actuar lo antes posible. Además, al disponer de un seguro de calidad, accedes a especialistas con experiencia que te atenderán en poco tiempo.

¿Cómo es el diagnóstico del timoma?

El diagnóstico más preciso se consigue a través de una radiografía de tórax. Permite observar la neoplasia como una masa que se sitúa cerca del corazón y las arterias que parten de él. Para precisar el tratamiento, se efectúa una biopsia de tejidos y TAC con el que estimar el alcance del tumor. De esta manera, los especialistas disponen de la información necesaria para comenzar a actuar.

También se llevan a cabo análisis de sangre, aunque de manera complementaria. No detectarán directamente el tumor, pero sí ayudarán a comprobar el estado de salud general del cuerpo. Las imágenes por resonancia magnética permiten comprender la propagación del cáncer. Por su parte, con una tomografía por emisión de positrones destaca la posición que ocupa la enfermedad. Utiliza un tipo de azúcar que resalta en las imágenes la zona cancerígena. Suele emplearse en combinación con una tomografía computarizada por rayos X.

Protege tu salud con la ayuda de un seguro

A la hora de enfrentarte a una enfermedad como el cáncer, necesitas un seguro específico que sea adaptable a cada caso particular. Con el microseguro a tu lado obtienes un programa de servicios y coberturas amplio totalmente orientado a las enfermedades de tipo oncológico.

Gracias a este producto, contarás con una protección adecuada en todo momento, ya que estarás cubierto frente a una amplia variedad de gastos no sanitarios. Tendrás a tu disposición un servicio médico de profesionales experimentados volcados en tu caso y estarás puntualmente informado y respaldado en todo cuanto necesites.

En definitiva, esto es lo que tienes que saber del cáncer de timo. No es un tipo de tumor que se expanda rápidamente, pero este hecho no le resta peligrosidad. Por este motivo, siempre es importante atajar el desarrollo de la enfermedad lo antes posible. Por lo tanto, no dudes en contar con una buena cobertura médica, la cual te dé acceso a los mejores especialistas en oncología y te ayude a reducir los gastos aparejados.

cuidar tu estética

CONSEJOS SOBRE CÓMO CUIDAR TU ESTÉTICA SI PADECES UN CÁNCER

Los cuidados estéticos son fundamentales en cualquier momento del proceso oncológico. Desde la prevención hasta la curación, y con especial énfasis durante el tratamiento del cáncer, cuidar correctamente tu piel y tu imagen mejorará tu bienestar y estado anímico, y supondrá una ayuda inestimable en tu recuperación. ¡Te contamos todo lo que necesitas saber!

Cuidados estéticos para enfermos de cáncer

La estética oncológica se centra en atender y mejorar el aspecto físico, lo que tendrá un fuerte impacto en tu estado de ánimo. Cuidar adecuadamente de tu piel y de tu imagen es esencial en este momento tan delicado, principalmente por lo siguiente.

  • Ayuda a curar las secuelas producidas por el tratamiento y a aliviar las molestias.
  • Mejora tu estado anímico y la percepción que tienes de tu imagen, que probablemente se hayan visto afectados por los cambios físicos que estás experimentando. Esto, como sabrás, tiene un peso enorme en tu proceso de sanación.
  • Velar activamente por ti y seguir algunos rituales de autocuidado puede darte cierta sensación de control sobre la situación.

El cuidado de la piel durante el cáncer

La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo. No solo por ser el más extenso, sino también porque tiene una infinidad de funciones esenciales. No en vano es la barrera y el punto de contacto entre nuestro cuerpo y el mundo exterior. Por ello, cuenta con propiedades defensivas e inmunológicas que nos ayudan a mantenernos a salvo y que durante un cáncer pueden quedar rápidamente comprometidas.

Protege tu piel

La piel de los pacientes de cáncer se asimila a la de un bebé, ya que esta se torna bastante sensible. Procura no exponerla al sol durante las horas centrales del día (de 12:00 a 16:00). Para protegerla, utiliza pañuelos o cremas solares con una protección mínima SPF 50. También es importante que recurras a cremas hidratantes hipoalergénicas para mantenerla hidratada, tersa y en buen estado.

Mantener una buena higiene corporal

Es recomendable no ducharse a mucha temperatura ni durante mucho tiempo. Lo ideal es que mantengas el agua tibia, lo que aliviará tu piel y los picores que puedas padecer. Además, procura utilizar gel de baño suave, sin perfume y con un pH de 5.5.

Puedes utilizar una esponja suave para aplicar el jabón. Cuando te seques, no frotes con la toalla; en su lugar, opta por dar toques suaves y que esta absorba por sí sola la humedad. De esta forma te ahorrarás irritaciones en la piel o daños por frotar en exceso.

Cuidados para el cabello

Son recomendables los champús suaves, el agua templada y evitar la exposición directa al sol como parte de los cuidados estéticos para enfermos de cáncer. Además, el pelo sufrirá con creces los efectos de la quimioterapia, y en muchos casos terminará por caerse de forma desorganizada y antiestética. Ante los primeros síntomas, no dudes en cortarlo.

Si estás pensando en recurrir a una peluca, nuestro microseguro para pacientes de cáncer A tu lado te ayudará a cubrir tanto su adquisición como su mantenimiento. ¿Por qué no aprovechar para probar un estilo nuevo? Y recuerda: pese a la ausencia de pelo, no debes dejar de cuidar tu cuero cabelludo.

Las manos y las uñas

Mantener una imagen arreglada de las manos es posible, pero debes tener en cuenta algunas recomendaciones de medicina estética. Para empezar, no hay problemas si deseas realizarte una manicura o pedicura; eso sí, debes evitar que se corte la cutícula o que se produzcan heridas. Al tener las defensas bajas, es más probable que se desarrolle una infección, que más vale prevenir.

Utilizar pintauñas, en cambio, no es lo más recomendable: introducirás elementos químicos potencialmente dañinos al tener el sistema inmune debilitado. Además, la longitud de tus uñas debe ser corta, para evitar arañazos fortuitos o enganches con la ropa que podrían causar roturas fácilmente. Puedes mejorar su apariencia con una correcta hidratación y usar productos regeneradores.

Uso de maquillaje

Si bien en las uñas no es recomendable, en otros lugares del cuerpo puedes utilizar maquillaje… Aunque con algunas precauciones al aplicarlo sobre la piel. Este órgano se encontrará debilitado, y cualquier agente abrasivo causará daños. Debes buscar productos que garanticen estar exentos de efectos adversos, como alergias, picores o urticarias. Al rascarte podrías provocar pequeñas heridas, que dejarán marca. Por eso es preferible que te asegures de que los productos son completamente seguros.

¿Y si tengo cáncer de piel?

Si tienes o has tenido cáncer de piel, es recomendable que extremes la precauciones, pero puedes seguir las pautas anteriores con seguridad. Es fundamental que acudas a revisiones médicas periódicas y vigiles atentamente cualquier cambio en tu piel. ¡La prevención es tu mejor aliada!

Como has visto, los cuidados estéticos te resultarán de gran utilidad si estás atravesando un cáncer. Si quieres saber más al respecto o despejar todas tus dudas, nuestro microseguro A tu lado cubre un curso de estética. ¡Cuídate, y déjanos cuidarte!